Hoy empieza el que es, para muchos, el mes más preciado del año. Llevamos todo el año esperando este momento y planeando la escapada que tanto deseábamos. Antes soñábamos, porque soñar, por suerte, es gratis. Ahora vivimos y empezamos la nueva desconexión que nos llevará al destino que hayamos elegido. Difícil elección para algunos y deliberada para otros, pero la suerte está echada. Tanto si es para descansar como para conocer sitios nuevos, es una estupenda oportunidad para cambiar de aires, respirar otras culturas, en otros lugares y con personas diferentes. Disfruta de la gastronomía que te ofrece cada lugar, prueba sus costumbres y zambúllete en los colores del verano para llenarte de adrenalina y recargar la batería de esas pilas que ya estaban casi al 0%.
Si tu trabajo te lo permite, es un momento ideal para apagar el móvil y guardarlo en el cajón de los calcetines, para desconectarte del mundo laboral y pensar solo en ti y en los tuyos. Dedícate ese tiempo que no has conseguido el resto del año, haz planes con los tuyos y regálate vivencias inolvidables.
Para muchos, unas buenas vacaciones no tienen precio, ya que es algo que te vas a llevar en tu cuerpo, en tu mente y que enriquece tus vivencias, tu cultura y tu espíritu.
Recarga esas pilas gastadas y demuestra a la vuelta que vas a darlo todo, que el tiempo de desconexión te ha servido para coger fuerzas y decirle al mundo que estás vivo y que estás sobre él para dejar huella.
Programa el out of office y empieza tu andadura por el sueño de verano que llevas todo el año planeando. Sueña despierto y vive tus sueños como si cada día fuera el último, disfrutando de su esencia y respirando el mar, sus olas y su arena cálida y tostada.

Desde Iycsa queremos desearte unas felices vacaciones. Nosotros seguimos activos en nuestro blog y en las redes sociales.
Nos vemos a la vuelta, cuando hayamos despertado de ese gran sueño. Mientras tanto, ¡disfruta!

IMAGEN: Pinturas